Saltar al contenido

HORNO INDUSTRIAL

Toda industria a merita un horno que el calentamiento de materiales para ganar y sumar en producción. Una meta que podría alcanzarse con la correcta y debida elección del equipo eléctrico. El horno industrial busca superar las temperaturas del ambiente, para proporcionar el calor idóneo a piezas o materiales destinados a transformarse en otra cosa. El nivel de calentamiento que descubrimos en este equipo, es capaz de fusionar todo tipo de metales e incluso vaporizarlos o suavizarlos.

Es bien sabido que el horno industrial puede cumplir distintas metas. Si lo que te interesa es sobrecalentar un material, recubrirlo con otros materiales, hacerlo más blando, cambiar por completo su estado u otros, es preciso adquirir de inmediato uno de estos ejemplares. Gracias a él tienes un mar de opciones si te dedicas a la producción de instrumental o parecidos. Un hecho que se consolida si trabajas con metal, pues cuando sometes este último a las altas temperaturas, se transforma en un objeto susceptible a la modificación. Si lo quieres forjar, moldear o fundir con otro, lo hará de inmediato con la acción del calor.

Características del horno industrial

Si lo que te preocupa es el diseño, la forma o la capacidad de tu horno industria, en el mercado descubrirás una gama de opciones. No obstante, hay que saber que es un aspecto determinante para la modificación de metales u otros materiales.

Lo mismo sucede con las temperaturas, pero estos equipos tienden a alcanzar hasta los 1800 º C para un horneado eficaz. Asimismo, esta es una temperatura que siempre podrás modificar gracias al termostato que incorpora. Sólo hay que tener presente el tipo de material y las modificaciones o efectos químicos que busquemos para él.

Los hornos industriales tienden a utilizar el gas o la energía eléctrica para el horneado de los materiales en su interior.  Todo esto puede llevarse a cabo con las corrientes alternas, continuas, por resistencias o por altas frecuencias o también, en su defecto, por inducción electromagnética. Son muchos los tipos de horno a escoger en estos medios, descubrimos los llamados rotatorios, verticales, de inducción, de túnel, de arco, de resistencia y también los de balsa.

Modos de uso del horno industrial

  • Las piezas pueden ser cubiertas por todo tipo de sustancias o químicos, como esmaltes, pinturas o piezas de vidrio.
  • Modificación térmica de un material.
  • Incrementar o modificar la temperatura del material de forma que pueda generarse las debidas reacciones químicas para moldearlo y renovarlo como otro material.
  • Cambiar por completo el estado del material, bien sea fundiéndolo con otro o vaporizándolo.
  • Tornar el material más suave para optimizar su manipulación. Por lo tanto, si quieres cambiarlo de forma o simplemente hacerle unos pequeños retoques, está más que bien visto con estos hornos.

¿Qué procesos puedes hacer con el horno industrial?

Sin duda, lo mejor de estos ejemplares es la versatilidad que aportan en nuestra vida. Entre los fines que puedes alcanzar con el horno industrial, encuentras los siguientes para elaborar en tu negocio:

  • Estañado, esmaltado, secado, calorización o porcelanado de laca.
  • Reconocido de vidrio, chapas, acero, aluminio, latón, alpaca, cobre o alambres de níquel.
  • Soldadura de tubos.
  • Proporción de calor de metales para cianuración, normalizado de acero, cementación o forja de aleaciones.
  • Fusión en acero y vidrio.

Estos son procesos que dependen muchísimo de la temperatura que apliques en ellos. Cada uno requiere de una distinta para llegar al resultado requerido. Entre los hornos industriales descubrimos muchísimos con la opción de generar tanto efectos físicos como efectos químicos. Se trata de hornos con alto rendimiento, que además dejan el mejor acabado para todos los metales que tengamos en mente.